miércoles, 18 de marzo de 2015

LASAÑA (100% made with love)


Hoy vamos a aparcar el bikini a un lado, aprovechando que de nuevo hace frío voy a compartir con vosotros una lasaña de las mías. Recta rica rica pero nada ligth.



Primero cogemos nuestras planchas de pasta y las hervimos siguiendo las instrucciones que aparecen en la cajita. Yo como siempre recomiendo echar un chorro de aceite de oliva al hervir, y más aún en el caso de la lasaña o canelones, para evitar por todos los medios de evitar que se peguen las planchas.




Mientras, vamos a coger las verduritas y las vamos a picar todas muy finitas. La berenjena recomiendo partirla primero en rodajas y meterlas en agua con sal un par de horas mínimo o incluso la noche de antes, para quitarlas el amargor.
Al rehogar echamos un chorrito de vino blanco y damos vueltas mientras se rezuce.

Una vez hervidas las sacamos una a una y las echamos en un bol con agua bien fría. Y de ahí las pasaremos extendidas en un paño de cocina (limpio).

Vamos vigilando las verduritas, cuando veamos que les falta muy poquito añadimos la carne (para esto ponemos el fuego más fuerte)
Y cuando la carne estañe casi hecha añadimos el tomate frito. A mi me gusta comprar uno bajo en azúcares (SI, soy de las locas que leen las etiquetas en el súper).

Y vamos con la bechamel!! 
Para la elaboración fácil y rápida de una rica bechamel os voy a dejar mi link favorito: el de Isasaweis


Yo os voy a hacer los cambios que hago a la bechamel explicada en el vídeo, sustituyo la mantequilla por aceite de oliva, y utilizo leche desnatada y sin lactosa.
Os aseguro que queda muy rica. Además soy generosa con la nuez moscada :-)





Y ya solo nos quedaría montar nuestra lasaña! Seguro que la cocina ya echa un tufillo rico....mmm!!

Yo usé un molde desechable porque quería hacerla grandecita para poder dejar parte congelada, y como los míos no son tan grandes cogí de estos, que encima me ahorro el fregado (no tengo lavavajillas)

Untamos bien la base con bechamel y comenzamos a poner placas de pasta. Encima de estas con una paleta o lengua vamos extendiendo el relleno.
Volvemos a cubrir con la pasta, y así sucesivamente.
Pondremos tantas capas como nos de de sí el relleno.
Antes de poner la última capa de pasta añadí un extra de queso de cabra (pero esto es opcional) cubrimos todo con la bechamel y echamos quesito para gratinar al gusto.

Introducimos el molde en el horno (precalentado a 180º) Lo ponemos a calentar arriba y abajo y dejamos nuestra lasaña dentro hasta que veamos que el queso se está dorando.




Espero que os sepa tan rica como a mi.

Yo después tuve mi sesión de gimnasio.... Hay que mover también el corazón, además de los intestinos jajajaja....



#unabrazo